Las revistas modernas

El otro día mi novio se compró todas las revistas esas modernas y de moda habidas y por haber. Yo la verdad es que, por muy periodista que sea y por mucho que me guste el mundillo, las vengo leyendo entre poco y nada. No sé exactamente el motivo, pero es que no termino de encontrar una que me guste de verdad y que hable de cosas que me interesen. Normalmente, de cada revista, quitaría en torno a un 70%. Y claro, pagar el pastizal que cuestan para que no me guste más de la mitad del contenido, pues no me parece plan. Que está la cosa muy mal.

Total, que como el pobre las había dejado en la mesa del salón y yo le había pillado desprevenido, las eché un ojo. Y qué desfase, la verdad. No tengo palabras para describir algunas de las cosas que vi.

Empecé con una que yo creía que tenía un poco la voz cantante y que a juicio de mis amigos, entendidos en estos lares, estaba especialmente lograda. Sin embargo, según iba pasando las páginas veía que, si bien por un lado se sentían realmente alternativos porque gozaban de una libertad inusitada a la hora de escribir y utilizar a diestro y siniestro la palabra ‘follar’ (que qué palabra más fea así, escrita, por mucho que la pronunciemos), el resto era todo un poco bazofia. Salían desde Fran Perea hasta Dani Martín pasando por Ricky Martin. Si esta gente es la vanguardia, la tendencia y a la que hay que prestar atención, a mí que vengan y me lo expliquen. Certifiqué, además, alguna falta de mecanografía al escribir los nombres de grupos de los que yo no tengo ningún disco ni ninguna noción, pero que sé perfectamente cómo se escriben. Y si no lo sabes, pues ahí tienes a tu amigo Gooooogle, que la gente paga tres euros y pico por leer Arab Strap con ‘p’ al final, so mamón(a).

Cuando cogí la segunda, ya estaba bastante desencantado. La hojeé (sí, también se escribe con hache, I swear it) y no me pareció tan mala como la anterior. Aunque he de reconocer que no me estaba dedicando a leer precisamente nada. De repente llegué a una página de esas de misceláneas donde encontré un artículo que me llamó la atención y que trataba sobre el Nike+ iPod, un chisme para conectar el iPod y hacer ejercicio y no sé qué. No me preguntéis el motivo, pero me detuve en ese breve y lo leí detenidamente, sin ninguna razón aparente. Ahí fue donde terminé de sulfurarme. El texto tendría, aproximadamente, unas 120 palabras y:
1) A las zapatillas de deporte las llamaban ‘zapas’, lo que -es cierto- puede tener su gracia una vez o incluso dos.
2) El término iPod estaba repetido -en un espacio de cuatro frases-, unas tres veces.
3) El término ‘zapa’ estaba repetido, en todo el texto, entre 10 o 12 veces. Vamos, que esta persona no sabe qué es un diccionario de sinónimos. ¿No podía haber puesto alguna vez ‘zapatilla de deporte’, ‘deportivas’ o ‘calzado deportivo’? Más que nada, para evitar el empacho.

Terminé de echarles un vistazo a estas publicaciones con sentimientos encontrados. Por un lado, me jode que esta gente se autoproclame icono de la modernidad y del saber estar. ¿Pero de qué van? Por otro, me alegré un poco: si hay gente de esta calaña currando en sitios como estos, alguien se fijará -antes o después- en mi incipiente talento. Que hay que ponerle un poquito de interés a lo que haces, coñe.

[Mood: Vaya tela, tíos]
[My iPod says: I thought you were my boyfriend / The Magnetic Fields]

Anuncios

4 Responses to Las revistas modernas

  1. Patata dice:

    Desde mi experiencia personal, siento defraudarte si piensas que tu buena gramática, mejor ortografía, amplia cultura y léxico nutrido van a servirte para algo en ese maremágnum de las revistas modelnas. Tampoco es plan de mimetizar ese estilo lamentable, pero hay que admitir que de nada sirve toda la educación que has ido adquiriendo en los últimos veinte años para entrar a trabajar en un sitio así. Ahora, una cosa te digo: orgullosa estoy de no haber cogido todos los vicios a golpe de zapa y en clave de punto y rollo.
    No te rindas, pero asume que en esos sitios prima el estilo Odor.

  2. telecine dice:

    Yo siempre he pensado que las revistas de tendencias españolas quieren hacer vanguardia pero sin asustar al público medio. O sea, contradictorio.

    Lo que hay que leer para aprender es Fantastic Man Magazine, Butt, Flaunt, Attitude… cosas asín…

  3. Farala dice:

    Ay, Patata! Has escuchado ya las novedades en sí??? Está fenomenal. Habemus nuevus corresponsalus. Te propongo un intercambio de cotilleos, tú con tus chicos y yo con… con esa gente.

    Telecine, estoy muy de acuerdo contigo. Pero una cosa es no querer asustar al público medio y otra muy diferente es venderse al mainstream. Que hay cosas del mainstream que estarán bien pero… ¿¿¿Dani Martín??? 😀

    Poner Butt como ejemplo, de todos modos, es un poco salvaje. Vaya por delante que me encanta la revista, pero siempre la he visto como para una minoría muy minoritaria, al menos en este país, que en su país de origen, es otra cosa.

  4. MM dice:

    Basura erudita. Si no te gusta, no leas. Triste tu caso, haz como yo que no me gusto lo que escribiste y directo a la critica y luego adios, salto de este artículo a otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: